lunes, septiembre 03, 2007

La nueva publicidad

Lo dicho. Que por tendencias no paramos. La nueva ola de publicidad implícita y arriesgada ha llegado hace un tiempo. Pero ahora se está potenciando.

La idea es crear sensaciones, que la gente hable del anuncio en la fila de las tortillas, en el trabajo. En el bar. Que diga algo así como:

-¿Ya viste el nuevo anuncio de El Farolito?
-¿El del niño que sale corriendo y gritando por toda la casa con un pastel amarillo y que se le cae y que cuando se le cae ya no es amarillo sino azul?
-Qué loco, no?
-Sí. Lo que no termino de entender es que si El Farolito vende trajes qué reflautas hace un pastel amarillo que se vuelve azul.
-Pero qué loco, no?
-Sí.



Que recuerdes la marca, no importa a través de cuál haya sido el mensaje:

Pues acá tenemos un chocolate y un atún.

CADBURY-GORILLA





ATÚN CALVO-SACATUNN




Luego de ver el de Atún Calvo, no pude menos que exclamar:

-Ah, chirrión chirrín, pin pun pas. Qué chin, que pen de qué?


La verdad es que ambos me gustan mucho y me parecen una fórmula ganadora. Ahora que el de Cadbury forma parte de una campaña de ¡9 millones de libras! y además, con un anuncio de TV que dura 90 segundotes (no podía durar menos). Y uno tiene el atrevimiento de decir: Y todo por un trinche chocolatito.

Aun así, yo por un segundo juré que lo que el chango estaba haciendo era pipí trepado en un árbol.

Mientras que el de Atún Calvo qué nos quiere decir. Sabrá dios!, pero de que se pega, se pega. Y qué rico que se ve el atún. Sacatunn, que tun.

Dicen algunos que saben que son 2 anuncios que arrasarán con los premios publicitarios del próximo año. Yo apuesto también.

1 comentario:

ALDO FONSECA dijo...

Lo que los hace funcionar es que no hay cosas ni remotamente parecidas en la esfera publicitaria actual.

Son tremendamente diferentes y están muy bien producidos.

En diferentes círculos se comenta que las 9 millones de libras no se notan en el comercial de Cadbury. Pero en realidad ese dinero no fue para producción, sino para pautas de difusión también. Y prometen que habrá más.

Además, ¿saben el dineral que cuesta hacer que un gorila aprenda a tocar la batería?